Reglas Claras para una mejor Educación

 Reglas claras para una mejor educación

Texto extraido del Libro “ El Colapso de la Educación” de Mariano Narodowsky.

Mariano Narodowski Es un académico, docente, pedagogo investigador argentino dedicado al campo de la pedagogía y las políticas educativas. Académicamente se lo conoce muy especialmente por su libro Infancia y poder,2​ en el que traza una historia de los discursos pedagógicos en la modernidad, y que se ha constituido en un texto insoslayable en el mundo de la pedagogía, aunque es autor de muchos otros libros, artículos en revistas científicas y de divulgación y de artículos de opinión en periódicos y revistas. Es el único latinoamericano galardonado con el Oustanding Scholar Award (Premio al Académico Sobresaliente) por LASIG-CIES en 2016

En su libro “ El colapso de la Educación” Narodowski hace un análisis desarrollado de las situaciones históricas, políticas e institucionales por la que ha atravesado la educación en la Argentina, también del papel de los sindicatos y los funcionarios públicos.

Pero  aquí vamos a hacer referencia a las propuestas que plantea para atravesar esta situación y salir adelante aún desde la realidad que transita hoy la educación en Argentina.

Considera que el problema de la educación en nuestro país, no está en los recursos humanos y en  su preparación o capacitación. El problema radica en la manera anquilosada y nociva en que las escuelas se organizan desde hace cien años y que estimula el lado conservador por sobre el innovador.

Según su visión, los educadores están esperando reglas de juego valiosas que los ayuden a crear mayor valor educacional acompañada de una política educativa que les de todo el poder y la responsabilidad para poder avanzar con su proyecto pedagógico,  o al menos a la posibilidad de explicitarlo para después poder evaluarlo.

La verdadera revolución copernicana, sostiene, es que ya no sería el Ministerio de Educación y sus funcionarios y sus estructuras jerárquicas el centro sino las mismas instituciones escolares, con capacidad de resolución autónoma y responsabilidad en los resultados. Se trata de proyectar a las escuelas públicas como unidades de decisión y no como terminales burocráticas de una estructura jerárquica, rígida y mayormente autoritaria.

Para que esto suceda, es necesario asegurar los recursos necesarios para cada una de las escuelas, realizar una supervisión eficaz desde el zócalo de contenidos, generar prácticas compartidas y una evaluación precisa de los resultados obtenidos.

Estas tres cuestiones son criticas y merecen un debate educativo amplio sobre cómo implementarlas.

Surge en este sentido  varias preguntas:

La primera, sostiene Narodowski, es ¿ La  educación central debe seguir siendo provincial, con los Ministerios de Educación  provinciales o debería descentralizarse en los municipios o en los Consejos Escolares no municipales como lo proponía Sarmiento? ¿Cuál es el mejor modelo de organización política para la educación?

La segunda viene vinculada a la anterior es acerca del financiamiento ¿ el financiamiento educativo debe ser realizado con los recursos financieros de cada provincia que provienen de la coparticipación federal de impuestos y los generados por si mismas los cuáles  sabemos que producen grandes inequidades interprovinciales o la unidad de financiamiento debe ser “ el alumno”

Cómo respuesta a la primera pregunta considera que va en línea con el pensamiento de Sarmiento en el cuál los ciudadanos participan a través de Consejos Educacionales del gobierno escolar.

Respecto al financiamiento es preciso conformar un financiamiento básico “por alumno” garantizado por el Estado.

 El gobierno local de los sistemas escolares se sigue aplicando en varios países democráticos y demuestran ventajas relevantes en relación  con los sistemas  centralizados: las familias tiene más poder de decisión  y es posible ejercer un mayor control local y comunitario sobre la gestión escolar, lo que trae aparejado menos burocracia y genera la adaptación  de las estructuras financieras y pedagógicas a las realidades concretas del contexto de la escuela.

Sin embrago, las ideas de la municipalización en Argentina no pusieron el acento en la transparencia o el control local, sino que bajo la idea del ajuste , propusieron hacer más eficiente el gasto público transfiriendo la responsabilidad a los municipios.

Como en la experiencia de 1994 cuando transfirieron los servicios nacionales a las provincias que  sólo implicó un cambio  de manos administrativo y financiero que encierra algunas dudas sobre el desfinanciamiento educativo y que no contempla la transferencia de poder  hacia los actores reales del sistema educativo, que son los educadores y las familias. Y además  tal como lo demuestra la experiencia, en estos casos, aparecen actores políticos en niveles inferiores que se suman a los superiores y por lo tanto se genera mayor gasto financiero en esta burocracia que podría ir directamente a las escuelas.

Por esto debemos repensar estos temas porque para que se produzca un cambio, para crear una nueva escuela pública es necesario salir de las lógicas que se han mantenido en las instituciones educativas desde hace décadas.

La mejor forma de trabajar en las escuelas públicas es que tengan mayor autonomía para tomar decisiones pedagógicas, administrativas y financieras con recursos del estado y que rindan cuenta de los resultados que obtienen y la forma en que trabajan.

La Argentina necesita que  la profesión docente vuelva a la centralidad de la vida social. Sin embargo los funcionarios hace 25 años que vienen sosteniendo la ineficiencia de los docentes lo que crea  una falta de legitimidad el contexto social y en la escuela.

Narodowski sostiene que la solución no está en los docentes individualmente sino en el sistema.

En la Argentina ya hace muchas décadas el sistema educativo se basa en la centralidad de los gobiernos y en la ignorancia, el desprecio y la irrelevancia de la realidad de las escuelas.

El poder político que regula desde arriba prohibiendo y compeliendo y deja afuera aquellas situaciones reales que sólo los docentes pueden resolver.

Dice Narodoski: hace falta un verdadero giro copernicano que en vez de establecer una Pedagogía de Estado que para colmo es pobre desde todo punto de vista, se construya una verdadera pedagogía desde la escuela y la  función estatal  se limite a brindar recursos para los proyectos escolares, a evaluar la tarea y a generar debates  sobre la educación que necesitamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.