Documental ” Camino a la Escuela”

El documental

El director expone de forma tangencial cómo la pobreza derivada de la explotación de unos países sobre otros, los conflictos armados, las luchas religiosas y la marginación por razones de pobreza o de género dificultan las posibilidades educativas. Para esta compleja tarea el director ha seleccionado cuatro historias de niños reales de distintos países articuladas unas con otras, a mitad de camino entre el documental y la ficción.

Son cuatro historias emblemáticas que no son únicas. Su director cuenta que tuvo que elegir entre más de sesenta. En un mundo globalizado donde las distancias ya no deberían suponer un problema, existen todavía muchos niños alejados de sus escuelas que ansían estudiar. Como dice el realizador,“ para ellos, acceder a la educación significa poder obtener más tarde un trabajo que les permitirá ocuparse de su familia, curar, ayudar a los demás, comprender el mundo,participar en la vida de su país” (página oficial, 2014).

Jackson, 11 años

(Kenia) Dos veces al día, él y su hermana menor de seis años caminan 15 kilómetros a través de la sabana poblada de animales salvajes parallegar a la escuela. El viaje dura dos horas.

Zahira, 12 años

(Marruecos)Vive en el Atlas marroquí. Le espera un camino agotador a pie de más de 22 kilómetros por los senderos y valles de la montaña, antes de que ella y sus dos amigas puedan llegar al internado. El viaje dura cuatro horas.

Samuel, 13 años

(India) Debido a su discapacidad no puede andar, y los cuatro kilómetros que separan su casa de la escuela   en silla de ruedas. El viaje toma una hora. Sus dos hermanos menores lo ayudan empujando su silla a través de caminos de arena,ríos y otros obstáculos.

Carlitos, 11 años

(Argentina)

Recorre dos veces al día más de 18 kilómetros montando a caballo consu hermana menor, cruzando montañas escarpadas y grandes llanuras de una de las regiones más inhóspitas de la Patagonia argentina,soportando las inclemencias del tiempo. El viaje toma una hora y media.

El documental forma parte de un proyecto educativo y social más amplio que pretende concientizar sobre la importancia de la educación para las generaciones futuras, así como facilitar el acceso a ella a todos los niños y niñas del planeta. Fue realizado por el director y guionista francés Pascal Plisson con el apoyo de Unesco y Unicef. Son cuatro historias emblemáticas que no son únicas. Su director cuenta que tuvo que elegir entre más de sesenta. En un mundo globalizado donde las distancias ya no deberían suponer un problema, existen todavía muchos niños alejados de sus escuelas que ansían estudiar. Como dice el realizador, “para ellos, acceder a la educación significa poder obtener más tarde un trabajo que les permitirá ocuparse de su familia, curar, ayudar a los demás, comprender el mundo, participar en la vida de su país” (página oficial, 2014).

El sitio web con toda la información de cómo nació y fue hecho el documental, además de fotos, trailer y descripción ampliada de los chicos también ofrece material didáctico para maestros con el que pueden abrir debates en clase sobre diversos temas tales como el descubrimiento de nuevas culturas, la importancia de la educación, la solidaridad y la convivencia o la discriminación entres sexos. Lo pueden visitar en http:// http://www.caminoalaescuela.com

Travesias

 Iniciamos esta travesía acompañando en primer lugar a Jackson y a su hermanita en Kenia.

Para Jackson el día comienza con una hermosa escena relacionada con su aseo personal. El niño ha de cavar un profundo hoyo en la tierra hasta que mane el agua. Ésta le servirá para lavarse la cara, peinarse, lavar su ropa y llenar un depósito de plástico que le acompañará a él y a su hermana .Este trayecto lo realizarán en dos horas atravesando llanuras desiertas de África, donde se divisan agrupaciones de cebras en la inmensa sabana. Deberán alejarse de los elefantes furiosos cuando son molestados en su habitat y correr para llegar a tiempo a su destino y regresar al caer la tarde.

Un poco más al norte, en Marruecos, tres niñas de un poblado del Alto Atlas emprenden un viaje para quedarse en la escuela durante una semana. Llevan sus enseres, libros, cuadernos, ropa y alimentos que intercambiarán por el camino para poder comer en el internado. Un pequeño traspiés hace que este recorrido por los caminos de alta montaña se complique. Gracias a la solidaridad de un ganadero viajarán en una camioneta destartalada acompañadas de las ovejas hasta llegar a la escuela. durante un trayecto de 14 kilómetros.

Desde esta perspectiva recordamos otras películas emblemáticas sobre la escuela, entre ellas la de Bertrand Tavernier Hoy empieza todo o La clase de Laurent Cantet.

En Bangla Desh asistimos a la historia de Samuel un niño hemipléjico que acompañado de sus hermanos ha de cubrir muchos kilómetros de distancia. Este recorrido se hace más complicado debido a que son los hermanos pequeños de Samuel los que empujan y tiran de un maltrecho carrito de paralítico. Como en todas las historias han de atravesar caminos pedregosos, lagunas y otros accidentes geográficos, además de alguna complicación añadida. La vitalidad de los niños frente a las incertidumbres, la generosidad con el hermano y la bondad de los vecinos son cualidades que despiertan la esperanza en el ser humano.

En otro paraje grandioso y solitario de Argentina, la Patagonia, Carlitos y Cati deberán atravesar interminables llanuras en las que se recorta la grandiosa cordillera. A lomos de un caballo, trotando o al paso, los dos hermanos deben llegar a su colegio e izar la bandera. El camino es largo y Carlitos como un pequeño gran hombre asume la responsabilidad de esta empresa diaria.

El camino a la escuela es una metáfora del viaje de la vida. Recorrerlo ayuda a resolver los conflictos, a encontrar estrategias y a resolver los dilemas. Desde nuestras sociedades opulentas este documental nos invita a una reflexión que contrapone el valor del esfuerzo y el anhelo de superarse frente al confort reblandecido. En nuestra sociedad niños y adultos se ven desbordados por sus juguetes, ropa, tecnologías de última generación y una larga lista de materialidad insaciable. También nos interroga sobre la pasividad y tibio compromiso de la Comunidad internacional ante la opresión, abuso y manipulación de la infancia.

Todas las historias de la película, como si se tratase de un cuento, acabarán felizmente cuando los niños lleguen a su destino. Estos pequeños héroes no llevan capa ni vuelan desde rascacielos, hacen su camino con fuerza de voluntad, les acompaña la ilusión y el compromiso con la comunidad a la que pertenecen. Todos tienen sueños que guían su esfuerzo: Ser maestros, veterinarios, quizás médicos y salvar a sus familias y responsabilizarse de los hermanos.

Aprender puede significar una ventana a la ilusión, y todos ellos a pesar de las dificultades deciden embarcarse en el esfuerzo y el misterio de vivir”.

Magdalena Calvo Sánchez Sierra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.