Fernando Savater.Ética para enseñar

Fernando Savater. Etica para enseñar

Conferencia del Fernando Savater en  el IV Congreso de Mentes Brillantes

Espero que Uds sean las mentes brillantes porque la mía no lo es. Tampoco me fio del brillo de las mentes , creo que hay que se capaz de comunicar y de intercambiar ideas, pero no creo que las mentes surjan por una especie de iluminación divina, considero que más bien nacen del esfuerzo por acercarse y sobre todo por ser capaz de aprovechar lo mejor que otros te pueden dar,  capaz de dar una idea que sea posible compartir, que no sea una idea vaga, una idea autóctona totalmente invulnerable a la persuasión de los demás, sino que sea una idea abierta, que se enriquezca con todo lo que le llega y que se haga más grande con lo que recibe de los otros. Y la educación es en buena medida el camino para todo esto. Hace muchos años algunos empezamos a hablar de educación, que era un tema visto con cierta reserva, sobre todo en el campo de la filosofía que es el campo donde me he movido. La educación tenia un toque un poco pueril, sabemos que todos tenemos que educarnos, pero  la consideramos como algo secundario, en este país hemos preferido la chispa el genio, incluso ha habido siempre historias que contaban acerca de que los verdaderos talentos no habían estudiado, Einstein no sabia matemáticas, Mozart no había aprendido solfeo, o sea que siempre se ponía como ejemplo el hecho de que cuanto menos se preparara uno, o  menos se educaba, era mejor porque si tenia talento saldría adelante y sino en fin, quedaba allí.

Creo que esto afortunadamente ha quedado atrás, hoy todos estamos convencidos de que la educación no es precisamente un capricho, ni una puerilidad, o un trámite obligatorio en la vida como el acné o el sarampión que hay que pasarlos, sino que define al ser humano que vamos a ser, sobre todo define la ciudadanía que vamos a tener, porque considero que uno de los puntos importantes es que tenemos asociada a la educación con el hecho de ser un hombre o una mujer de provecho. Un hombre una mujer de provecho es aquél/lla que se puede ganar la vida bien, tener un puesto, y entonces consideramos que la educación apunta a  adquirir destrezas laborales, es decir, una competencia laboral para que uno logre destacarse en algún campo, ya que entendemos que una persona educada es aquella que va a ocupar un estrato elevado y va a formar parte de la élites que controlan a  la sociedad.Pero creo que la verdadera función de la educación – naturalmente, la educación tiene que transmitir formación laboral, tiene que preparar para poder ejercer funciones rentables socialmente y que sirvan a la sociedad- pero lo verdaderamente fundamental de la educación,a lo que debemos  aspirar todos es a llegar a una plenitud humana y ciudadana, es decir, ser un miembro de una sociedad democrática es algo que exige una preparación  no nacemos ciudadanos y no nacemos demócratas ni tampoco socios de una sociedad igualitaria y libre de una manera puramente espontánea, eso se aprende, para eso es necesario formarse. Y la verdad  es que consiste  en valores que se puedan transmitirse sencillamente, con buena voluntad, con una abuela cariñosa, ni a través de los padres, aunque existan algunos que son buenos ciudadanos y personas que valoran mucho estas cuestiones por lo que hacen un gran esfuerzo por transmitir valores de convivencia y de libertad a sus hijos, lo que es una suerte que existan padres así, pero esa suerte  nadie la tiene garantizada. Y por si acaso es la sociedad la que tiene que formar personas capaces de vivir en sociedad, no podemos esperar a que sean los padres los competentes en esa materia. Unos de los disparates mayores que hemos oído en este país respecto a  la asignatura de educación para la ciudadanía y a la educación cívica, que son imprescindibles en un

democracia, es la desestimación de estas asignaturas con el pretexto de que podrían ser adoctrinadoras, sinceramente les pregunto a ustedes ¿ que quiere decir  adoctrinar? Porque transmitir valores es siempre, en cierta medida, adoctrinar, cuando uno dice, no matarás, está adoctrinando, cuando dice no metas los dedos en el enchufe, está adoctrinando también, es decir, hay una cierta dimensión de adoctrinamiento imprescindible porque nos preocupamos por el bienestar del otro y del nuestro. Nosotros no queremos que la gente salga con un cuchillo a la calle a asesinar gente para robarle el bolso y entonces adoctrinamos para que no hagan eso y adoctrinamos para que las personas no crean que hay personas inferiores a otras, que los que son de una raza son inferiores o superiores a otros de otras razas.Todas eso que nombramos son doctrinas y doctrinas buenas, doctrinas que hay que transmitir, porque existen otros que están transmitiendo doctrinas malas, doctrinas negativas, entonces esa idea de que una asignatura para la educación en la ciudadanía es adoctrinadora, es una ridiculez, lo que tendría que preocuparnos es si adoctrina mal o adoctrina bien,  admitar que cierta doctrina es necesaria para formar a los ciudadanos es evidente, algunos dicen que sólo lo padres transmiten valores, si, hay padres muy capaces de transmitir valores y no deben dejar de hacerlo, y bendito sean los que lo hacen y transmiten valores sociales importantes, pero no podemos esperar a que todo el mundo tenga padres capaces de hacerlo. Las sociedades democráticas educan, forman en defensa propia, no pueden esperar a que todo el mundo tenga un padre que sea capaz de educar, tienen que educar las sociedades mismas porque de lo que se trata no es de transmitir valores de utilidad familiar, sino valores imprescindibles para vivir socialmente. Hay personas que tienen familias competentes en ese campo y otras no. No me importaría, a mi juicio, que una familia transmitiera valores equivocados o nocivos, siempre que esos niños, no salieran nunca de su casa. El problema es que esos niños van a salir y se van a mezclar con los demás y van a tener una influencia social y van a votar y van a elegir representantes. A mi no me parece mal que en una familia los papás digan que la antropofagia es una variedad de menú,  pero esos niños después van a interactuar con otros,  ese es el problema, porque allí en esa calle estamos todos nosotros. Entonces no basta con lo que se diga en la casa o en la familia, hace falta que nosotros y la sociedad estén dando los valores que queremos ver reproducirse socialmente y esos no son valores intuitivos o valores instintivos y espontáneos sino valores razonados.  Tenemos que razonar esos valores.

Se dice, “hay que decirles a los niños cuáles son los derechos humanos”, pero también hay que decirles porqué son derechos humanos, ya que sino la lista de derechos humanos se convierte un decálogo y entonces habrá gente que pensará, porqué tengo que respetar a todos los seres humanos sean del sexo que sean, igual con las razas, ya que si he escuchado que existen tradiciones que dicen que las mujeres tienen derechos inferiores a los hombres, o los negros a los blancos, porqué no puedo pensar de esta forma. La pregunta sería ¿ cuál es la raón por la que tengo que aceptar esos derechos humanos? ¿Porqué tengo que aceptar el derecho a la libertad de expresión cuando se dicen cosas que me molestan? .  Por lo tanto, esos derechos aunque aparezcan totalmente aceptados, también hay que explicarlos para estar convencidos, ya que solamente si estamos convencidos de que racionalmente  esos derechos son mejores que sus contrarios podremos comprenderlos y practicarlos con verdadera convicción y con verdadera fuerza, y para eso está la educación. La educación no sólo está para decir haz esto, sino haz esto por esto. El principio de la educación es extender el uso de la razón entre los seres humanos. Todos los seres humanos somos racionales, pero nos cuesta llegar a ejercer adecuadamente la razón, ya que es un instrumento que a veces no sabemos utilizar,  como las piernas que nos sirven para andar, pero los niños pequeños que no saben andar se caen. Entonces la razón tiene que ser desarrollada y hay que enseñar a utilizar la razón, y no solamente saber utilizarla en el campo de lo meramente instrumental, sino en el campo de los fines y objetivos de la vida. La razón tiene dos usos, esta lo que se dice el uso racional, lo racional es encontrar los medios más adecuados para lograr un fin,  así si ustedes viven en un en un octavo piso y quieren comprar en forma indemne un periódico, lo más racional es que utilicen la escalera o el ascensor y no que salten por la ventana, saltar la ventana es una forma efectivamente de llegar abajo, pero llegas abajo en un estado que andono te permite ni comprar ni leer el periódico, entonces es mejor bajar por las escaleras o el ascensor. Eso es racional, simplemente lo racional es encontrar los mejores medios para obtener ciertos fines. Lo racional es la forma de entendernos con las cosas, con los objetos, la altura del octavo piso, las leyes de la gravedad etc. Las cosas materiales objetivas, las cosas físicas, por decirlo de algún modo, la forma de entendernos con las cosas, se logra a través de la racionalidad, y la técnica moderna es un gran avance para poner la racionalidad a nuestro servicio y ampliar su fuerza de manera enorme, hoy todos llevamos en el bolsillo un smartphone u otros instrumentos que son verdaderos prodigios de racionalidad, que son instrumentos que se convierten en armas poderosísimas para enfrentarnos a las cosas, a los objetos, a los problemas, a las distancias, a las dificultades de la vida. Pero además de lo racional está lo razonable, si lo racional sirve para relacionarnos con los objetos, lo razonable sirve para relacionarnos con los sujetos. Es racional que si no tengo dinero en un banco y quiero obtener una cantidad de dinero entre con una escopeta de cañones recortados, se la ponga en la frente al cajero y le diga que me de la caja, eso es perfectamente racional, porque si no tengo dinero ingresado en el banco el cajero se va a negar a darme una cantidad de dinero. Es racional pero en cambio no es razonable, lo razonable es ponerse en el lugar de otras personas, lo razonable no es simplemente utilizar a los objetos, sino simpatizar, comprender, comunicarse con personas. Entonces puedo entender lo que es otra persona y además entender cuáles son las relaciones personales que trazamos, como la propiedad, el trabajo, el ahorro, todo esto es lo que conforma el ámbito de lo razonable. Entonces puedo ser muy racional y utilizar instrumentos, pero no a base de utilizar a otras personas como objeto. Existen personas muy racionales que dicen, quiero ganar x cantidad de dinero y para eso, si las circunstancias lo exigen, comenzaré a bajar el sueldo de mis empleados progresivamente hasta que llegue a ganar el dinero que necesito, y si no les gusta, entonces despediré a los empleados y contrataré a otros que tengan una situación más precaria para utilizarlos, y esto es perfectamente racional. El utilizar a las personas como si fueran objetos, es racional, es decir las personas somos también objetos y tenemos una parte material. ¨Pero si bien es racional, no es razonable, razonable es comprender lo que necesita una persona para vivir con dignidad, para vivir no como un esclavo sino como un ser igual a los otros, para ser un trabajador prestigiado, respetado y no simplemente uno forzado a ganarse la vida de la peor manera posible. Y esto se da en cualquier tipo de relación, solemos escuchar en las relaciones personales eróticas decir “ no me utilices como un objeto”, es verdad que somos objetos y objetos que podemos producir placer, pero todos sabemos que una verdadera relación no es la que utiliza al otro como un objeto, sino que detrás del objeto  puede ver al sujeto y conectar con el sujeto.

Entonces la educación es potenciar la razón, tanto en los aspectos racionales de relación con los objetos, y ahí hablo de las ciencias, las técnicas, que son imprescindibles, tenemos que saber manejar los objetos, ser aptos para ello es muy importante y nos viene estupendamente bien en la vida, pero también tenemos que desarrollar “lo razonable” dentro de nosotros.la capacidad  de ser capaz de comprender al otro como un sujeto y no como un objeto, como un fin en sí mismo y no meramente como un instrumento. Según dijo Kant en su doctrina moral, los otros deben ser para nosotros fines en sí mismo. Es decir, así como nosotros tenemos un propósito que no sólo se somete a las pautas materiales, cada uno de los demás también tiene su propio fin, y tengo que respetar a los otros como si fueran un fin y no  un mero instrumento, y ayudarles,  me refiero a tener una complicidad con ellos, y tratarlos no como si fueran meramente instrumentos sino como si fueran fines.

Estas cosas no son intuitivamente inmediatas, los niños pequeños no la saben y se comportan entre si a veces de una manera dictatorial. Un filósofo del siglo XIX importante Soren Kierkegaard, escribía diciendo que los tiranos de la antigüedad, los romanos Calígula, Nerón en el fondo eran como niños pequeños que hubieran podido hacer su voluntad con los mayores. A lo que se parecen los tiranos como Calígula y Nerón, entonces, es a un niño pequeño pero con poder y fuerza de adulto. Los niños naturalmente son tiránicos pero tienen otras ventajas que son las de que pueden ser educados y formados para dejar de ser tiránicos y convertirse en persona civilizadas y armónicas, y para eso está la educación. La educación está para sacar lo razonable que existe en nosotros hacia afuera. No somos instintivamente razonables, tenemos que llegar a ser razonables. Tampoco somos racionales instintivamente, tenemos la razón como una capacidad innata, pero desarrollarla es ir más allá de lo puramente elemental , como por ejemplo creer que podemos tapar el sol con las manos, cuando trabajamos lo comprendemos que ese tamaño del sol se debe a su distancia,  la distancia y demás datos que aprendemos relacionados con esto. Pero en la escuela por sobre todo se tiene que aprender lo razonable, es decir, el trato de seres que son sujetos como nosotros, que tienen fines, que no son puramente manipulables,  que para llegar a aproximarnos a ellos tememos que persuadirlos y dejar ser persuadidos por ellos. Y esto no solamente es bueno para el trato entre los seres humanos con los demás sino que es fundamental en el ejercicio de la democracia, la democracia se funda en personas razonables, capaces de persuadir y de dejar ser persuadidas por los demás y por sobre todo que tengan  la capacidad de entender los pactos sociales fundamentales que son las leyes bajo las cuáles la pluralidad de las personas pueden vivir juntas, porque las personas somos muy distintas, muy plurales, muy diferentes, pero sólo lo podemos ser bajo las leyes, cuando no hay leyes las personas curiosamente dejan de ser distintas, y sólo existe una distinción que se impone, la de los fuertes y los débiles, nada más. Cuando deja de existir la ley todo se reduce a fuerza y debilidad, gracias a la ley hay muchas más posibilidades, hay muchas más diferencias, hay muchos más proyectos, hay muchas formas de vida. Y se consigue por la via de la educación, la educación no sólo forma empleados, vemos que hoy día se orienta a la educación hacia lo que necesitan las empresas, y bien, es verdad todos vivimos empleados y prestando servicios a los demás, pero ese no es nuestro único objetivo en la vida, eso no es el fondo de nuestra existencia como ciudadanos. Entonces no sólo hay que formar empleados, tenemos que formar ciudadanos, tenemos que formar personas con esa capacidad de persuadir y de ser persuadidos y sobre todo de ser libres junto a otros, no de ser libres a costa de otros, o de ser libres contra otros, sino de ser libres con otros. Esos son los objetivos que en los que  la educación debiera enfocarse.. Pero esos objetivos son difíciles de conseguir porque las sociedades se hacen cada vez más complejas, cada vez somos más los que queremos recibir educación, antes era educado un pequeño grupo,  cuya educación estaba enfocada a comprender cuáles eran sus privilegios naturales y cómo defenderlos, mientras que  los demás sólo se limitaban a obedecer y trabajar, pero hoy queremos aprender más cosas, ser libres, aprender a ser ciudadanos y exigimos que ese servicio de la educación llegue a todos, entonces la educación se hace cada vez mas cara, exige más inversión pública, exige mayor apoyo público, y claro en épocas de crisis, recortes, etc, es complicado, pero sin embargo no tenemos que olvidar que la educación no es un gasto sino una inversión. Cuando se dice “ el gasto en la educación”, no es así, tenemos que decir la inversión en educación, y esta es una inversión sin la cuál los países no se salvan. Es verdad que la buena educación es cara o es cada vez más cara si queremos que sea mejor, pero es verdad que a la mala educación los países la pagan más cara todavía. Las naciones  que hoy van a salir adelante, a pesar de las crisis, son las  que a pesar de sus diferencias están unidos y no alimentan sueños disgregadores suicidas, los países que funcionan mejor en Europa, los países que tienen más futuro en el contexto mundial, son países que han  cuidado desde el principio a la educación, que no han esperado al último minuto para educar. Es común escuchar a algunos decir “ ahora vamos a educar”. Decir ahora vamos a educar en medio de una crisis, es como decir a una persona que se ha caído al mar desde la borda de un barco, no se preocupe que le vamos a enseñar a nadar, no!!! tendría que haberme enseñado ayer, hoy ya me caigo al mar. Entonces vamos a enseñar a nadar antes que la gente se caiga al mar, para la próxima vez que se caiga al mar, y saber que aunque cueste  y aunque haya que sacrificar otras cosas, la buena educación siempre va a rentabilizar la inversión que se haga en ella. Creo que es una preocupación que nosotros tenemos que transmitir a los políticos, porque la buena educación requiere un tiempo, 20 o 25 años. Imaginen que mañana se empezara a educar estupendamente, a pesar de que no nos gusten todas las leyes que existen sobre educación ¿cuándo lo notaríamos?  Dentro de 20 años, o de 15. No existe político que piense las cosas a tan largo plazo. Es la sociedad la que tiene que decir a mi me interesa la educación, ustedes los políticos van vienen, van a cambiar, pero la sociedad va a seguir y la sociedad es la que necesita la educación,  por lo tanto la sociedad debe reclamar a quién venga, al político se quien fuere, que haya una estabilidad educativa porque de otra forma los países nunca lograran despegar de la mediocridad y de la tiranía de los mercados y de todas las demás situaciones que pueden esclavizarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .