Castigan a toda la clase sin recreo. ¿Qué hago?


Este rato de asueto de los escolares es el momento ideal para que el niño desconecte de las clases y pueda disfrutar, jugar y gastar su energía de una forma distinta.

 Hoy vamos a detenernos sobre un tema que se suele dar mucho en las escuelas, que es el “castigo colectivo” con la privación del espacio de recreo.

Por desgracia comúnmente se presentan madres preocupadas porque algunos profesores utilizan el castigo colectivo como herramienta para conseguir que los niños se comporten de una determinada manera.

«Como sigan hablando en clase los dejo sin recreo»

«Si sigan armando escándalo los dejo sin recreo»

» Si no me escuchan los dejo sin recreo

Y al final el docente cumple sus amenazas dejando a toda la clase sin poder disfrutar del único rato que los niños tienen para descansar, para correr, para jugar, o simplemente para no estar dirigidos por un adulto.

Por eso vamos a hablar exclusivamente de los castigos colectivos, puesto que los castigos en general dan para una larga explicación.

Castigo colectivo: es el castigo aplicado a un grupo de personas como resultado del comportamiento de uno o más individuos o grupos.

En la era en la que vivimos, si queremos educar a los niños en democracia y en libertad, esta es una práctica que deberían erradicarse de las aulas, al igual que el rincón o la silla de pensar (que esperamos que no siga en las aulas). Si queremos que los niños aprendan a ser responsables de sus actos, solidarios y que realmente modifiquen una conducta errónea, los castigos de hace décadas no son la solución

Si un profesor deja a toda la clase sin recreo ¿qué hago?

  • Siempre hablar con el profesor y ver que es lo que ha ocurrido, usando la empatía al igual que la usamos con los niños, el respeto siempre debe de ser la base en todas nuestras comunicaciones, independientemente de si estamos hablando con un niño o con un adulto.
  • Explicarle que los castigos colectivos directamente son un abuso de poder ya que atentan contra los derechos de cualquier ciudadano, y sí, los niños tienen (aunque a veces no lo creamos) los mismos derechos que los adultos, es decir ser niños no significa que pierdan la condición de ciudadano tal y como explica le ley vigente:

Por desgracia, la legislación argentina no impide el castigo colectivo de forma específica. Aunque por suerte, no lo fomenta.  

Por lo que debemos recurrir a la #Convención de los Derechos del niño”

La Convención en Argentina fue ratificada e incluida en nuestra constitución nacional un año después de su creación, en 1990. Con el correr de los años, nuestro país adecuó sus leyes nacionales a la Convención de los derechos del Niño, como, por ejemplo, en el año 2005 Argentina promulgó la Ley 26.061 “Ley de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes”.

 Es decir que por un lado tenemos la Convención de los Derechos del Niño, que se adecúa por medio de la Ley 26.061 a nivel nacional

¿En qué se diferencia la Convención de otros tratados anteriores?

A diferencia de tratados anteriores, la CDN reconoce a niños, niñas y adolescentes como sujetos de derecho, al mismo tiempo que convierte a los adultos en sujetos de responsabilidades. Esto significa que se los reconoce como personas y como tales pueden pedir que sus derechos sean respetados y a su vez, es obligación de los adultos que sus derechos sean cumplidos. Otro hecho significativo es que se trata de una convención en lugar de una declaración como los tratados antecesores. Este pequeño avance obliga a los Estados que la hayan incorporado, a cumplir sus artículos y garantizar los mismos. También tiene la característica de ser el tratado internacional en materia infantil con el mayor número de países adherentes. Actualmente, son 194 los Estados que la han ratificado e incluido en sus políticas de estado.

Lo que se intenta demostrar es el incumplimiento tanto de nuestra legislación (de forma extensiva) como de otros convenios internacionales cuando en los centros educativos se imponen castigos colectivos.

LaConvención sobre los Derechos del Niño, es un tratado que recoge los derechos de la infancia y es el primer instrumento internacional que reconoce cómo dijimos a los niños y niñas como agentes sociales y como titulares activos de sus propios derechos.

–El artículo 29 de dicha convención dice: “La educación debe estar dirigida a desarrollar la personalidad, aptitudes y la capacidad mental y física de cada chica y chico hasta el máximo de sus posibilidades. Los chicos y las chicas deben aprender a respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas. Además, se les debe preparar para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de sexos y amistad entre todos los pueblos, así como el respeto del medio ambiente”.

Nuestros hijos/as deben aprender a “respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas”. El castigo colectivo conculca el derecho que tiene cualquier persona a ser considerada inocente hasta que no se demuestre lo contrario, por lo que no nos parece el ejemplo más adecuado.

Artículo 31. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes.

A su vez Ley 26.061 “Ley de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes” que promulga y adecúa la “Convención sobre los Derechos del Niño” en nuestro país dice:

”. Art. 1. – Objeto. Esta ley tiene por objeto la protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes que se encuentren en el territorio de la República Argentina, para garantizar el ejercicio y disfrute pleno, efectivo y permanente de aquellos reconocidos en el ordenamiento jurídico nacional y en los tratados internacionales en los que la Nación sea parte.

Los derechos aquí reconocidos están asegurados por su máxima exigibilidad y sustentados en el principio del interés superior del niño.

La omisión en la observancia de los deberes que por la presente corresponden a los órganos gubernamentales del Estado habilita a todo ciudadano a interponer las acciones administrativas y judiciales a fin de restaurar el ejercicio y goce de tales derechos, a través de medidas expeditas y eficaces.

Art. 2. – Aplicación obligatoria. La Convención sobre los Derechos del Niño es de aplicación obligatoria en las condiciones de su vigencia, en todo acto, decisión o medida administrativa, judicial o de cualquier naturaleza que se adopte respecto de las personas hasta los dieciocho años. Las niñas, niños o adolescentes tienen derecho a ser oídos y atendidos cualquiera sea la forma en que se manifiesten, en todos los ámbitos.

Los derechos y las garantías de los sujetos de esta ley son de orden público, irrenunciables, interdependientes, indivisibles e intransigibles.

Art. 3.– Interés superior. A los efectos de la presente ley se entiende por interés superior de la niña, niño y adolescente la máxima satisfacción, integral y simultánea de los derechos y garantía reconocidos en esta ley.

Notemos que el art 3ro hace alusión al interés superior del niño que es el que prevalece a la hora de evaluar la toma de decisiones en cuestiones en que los intereses de los niños se ven comprometidos.

También la Ley 26.061 en su art Art. 20 establece el “Derecho al deporte y juego recreativo. Los organismos del Estado con la activa participación de la sociedad deben establecer programas que garanticen el derecho de todas las niñas, niños y adolescentes a la recreación, esparcimiento, juegos recreativos y deportes, debiendo asegurar programas específicos para aquellos con capacidades especiales.

 La Ley N° 26.206 regula el ejercicio del derecho de enseñar y aprender consagrado por el artículo 14 de la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales incorporados a ella, conforme con las atribuciones conferidas al Honorable Congreso de la Nación en el artículo 75, incisos 17, 18, y 19, y de acuerdo con los principios que allí se establecen y los que esta ley determina, establece en su artículo 126 inc. a, b y d.

ARTÍCULO 126.- Los/as alumnos/as tienen derecho a:

a) Una educación integral e igualitaria en términos de calidad y cantidad, que contribuya al desarrollo de su personalidad, posibilite la adquisición de conocimientos, habilidades y sentido de responsabilidad y solidaridad sociales y que garantice igualdad de oportunidades.

b) Ser respetados/as en su libertad de conciencia, en el marco de la convivencia democrática.

d) Ser protegidos/as contra toda agresión física, psicológica o moral

 Introducimos el tema pues, aunque no lo creamos hay muchos padres que no conocen o defienden los derechos de sus hijos, ante abusos de poder como el establecimiento de castigos colectivos en las clases de sus hijos.

Pero por suerte cada vez hay más padres, que, usando siempre el respeto, (puesto que no se puede pedir lo que nosotros no damos) informa a quien no lo sepa, (y debería saber) de cuáles son los derechos de sus hijos.

One Reply to “Castigan a toda la clase sin recreo. ¿Qué hago?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.